martes, 27 de abril de 2010

Justicia

Cuentan que un rey soberbio y corrompido,
Cerca al mar, con su conciencia a solas,

Sobre la playa se quedó dormido,
Y agregan que aquel mar lanzó un rugido

y sepultó al infame entre sus olas.

Hoy bien hacéis, ¡oh déspotas del mundo!

En estar con los ojos siempre abiertos:
Porque el pueblo es un mar, y un mar profundo
Que piensa, que castiga y que iracundo

Os puede devorar, ¡vivid despiertos!

Julio Flórez

7 comentarios:

Mabel G. dijo...

Vero querida !! qué hermosa colección de poemas !
Me has sorprendido con este nuevo blog y te felicito de corazón. Ya me pongo de seguidora.
Un beso ENORME, amiga y gracias por esta nueva entrega.

Vero Cohen dijo...

Gracias Mabel. Se trata de los poemas de un libro de mi madre que ella mecanografió cuando estaba en el colegio.


Un Abrazo

Alonso dijo...

Hola Vero,
que grata sorpresa este nuevo sitio,

un abrazo!

Vero Cohen dijo...

Gracias a ti Alonso por tu visita. Espero que todo este bien.

Te mando un abrazo rompehuesos :)

Luna dijo...

Vero, descubrí tarde este blog. ¡Hermosas poesías!
En el mío también posteo algunas de tanto en tanto.

¡Exitos!

Un abrazo.

Vero Cohen dijo...

Hola Luna, casualmente en estos días en que hemos visto las revoluciones en Egipto y Libia, he tenido en mi mente este poema.

Pienso que es un fiel reflejo de lo que los pueblos pensamos.

Gracias por tu visita.

María Rosa dijo...

Hermoso el poema. Interesante el blog. Tienes cosas muy lindas. Se desprende que has seleccionado lo que compartes con verdadera preocupación y muchas ganas de compartir. Gracias y éxitos.

Publicar un comentario